Proyectos: Ganar Por Suerte - Blog de Angel del Soto

Proyectos: Ganar Por Suerte

0

Las buenas decisiones son la mejor protección posible contra los malos resultados.

TRES RECOMENDACIONES PARA TENER SUERTE

BUSCA MUCHAS ALTERNATIVAS, ELIGE EVALUANDO BIEN Y RECTIFICA RÁPIDO SI NO RESULTA

Las buenas decisiones no implican buenos resultados, enseña la literatura de análisis de decisiones bajo incertidumbre. En este mundo crecientemente incierto, la suerte se antepone con cada vez más fuerza entre las decisiones y los resultados.

Las buenas decisiones, aunque no nos hacen inmunes a la mala suerte, son la mejor protección posible contra los malos resultados. Porque creemos más en la suerte “inteligente” que en la “estúpida”, nuestra receta para ganar, por suerte, es tomar buenas decisiones.

SUERTE INTELIGENTE

Las decisiones que dan suerte requieren tres destrezas. La primera es la habilidad de generar muchas alternativas excéntricas de manera libre e irrestricta y casi aleatoria. La segunda, la capacidad de evaluar y seleccionar las alternativas buenas para mayor desarrollo. Y la tercera, la flexibilidad de revisar las alternativas elegidas a la luz de la retroalimentación recibida respecto a sus probabilidades de éxito.

Paul Valéry, poeta y ensayista francés, planteaba: “Se requieren dos para inventar cualquier cosa. Uno genera las combinaciones; el otro elige, reconoce lo que desea y, lo que es importante, en la masa de cosas que el primero ha concebido”.

El Premio Nobel de Química Linus Pauling recomendaba que un científico exitoso debía “tener muchas ideas y descartar las malas… tú no vas a tener buenas ideas, a menos que tengas muchas ideas y algún tipo de principio de selección”.

John Dryden, dramaturgo y poeta, describe la primera fase de la composición de una obra “cuando es sólo una confusa masa de pensamiento, chocando unos contra otros en la oscuridad; cuando lo imaginado está todavía en su primera versión, moviendo dormidas imágenes de cosas hacia la luz, para ser identificadas, y luego elegidas o rechazadas por el juicio”.

Muchas de las más originales contribuciones a la civilización humana parecieron absurdas al principio. Hoy se considera que la Quinta Sinfonía de Beethoven tiene una de las aperturas más efectivas del repertorio clásico. Sin embargo, al ensayar esta apertura por primera vez, todos los músicos, pertenecientes a una orquesta de clase mundial, se rieron y depusieron sus instrumentos creyendo que era una broma.

ALTERNATIVAS EXCÉNTRICAS

Para que se dé el necesario proceso de generación de alternativas excéntricas, las empresas deben valorar y promover la creatividad y la actitud innovadora de las personas. Los ejecutivos por su lado deben aprender a ser vistos a veces como estúpidos; si la primera reacción de la gente a una pregunta no es de risa, entonces esa pregunta no puede conducir a una idea realmente innovadora.

Sólo las preguntas brillantemente estúpidas crean nueva riqueza. Si usted propone una idea y todos responden que es excelente, entonces probablemente hay muchos ya desarrollándola.

Los ejecutivos deben además aprender a escuchar y a considerar nuevas voces, a vislumbrar perspectivas distintas gracias a la opinión de los más jóvenes y de personas provenientes de otros ámbitos.

VALORES ESPERADOS FAVORABLES

La capacidad de evaluar y seleccionar las pocas alternativas buenas es tan importante como la de divergir, generando innumerables alternativas posibles.

El conjunto de decisiones que componen una estrategia casi siempre incluye unas pocas que tienen un impacto desproporcionadamente alto en el éxito del negocio.

Por lo anterior, no creemos que una empresa que quiera ganar por suerte pueda desconocer las técnicas de evaluación de proyectos que permiten mejorar las probabilidades de acertar en estas decisiones estratégicas.

Nótese que tomar buenas decisiones no asegura un buen resultado. Por ejemplo, para la mayoría de las personas es una buena decisión apostar en un juego de azar, que con 10% de probabilidad da un premio de $1.000.000 si el costo de apostar es $10.000, porque el valor esperado de la ganancia es $100.000. Sin embargo, lo más probable es que el resultado no sea favorable.

Entre paréntesis, en los casinos siempre el costo de apostar es mayor que el valor esperado de los ingresos. Por esto, dedicarse a apostar en los juegos de azar de los casinos es una mala decisión que trae mala suerte.

VALIOSA FLEXIBILIDAD

Para tener buena suerte, la empresa requiere aceptar y administrar las fallas,  porque éstas están emparejadas con los éxitos. La única manera de inmunizarse del fracaso es no ponerse ninguna meta desafiante.

Así, los creadores con más obras influyentes también serán los que tienen más trabajos ignorados. Si los genios creativos generan fallas además de éxitos, esto respalda la hipótesis de que el proceso creativo es en algún grado aleatorio y ciego.

CAMPEONAS DEL FRACASO

Las empresas de capital de riesgo de EE.UU., como las de “Silicon Valley”, son campeonas en ganar por suerte. Ellas no serían viables sin explotar la flexibilidad, sin reconocer y minimizar los costos de sus negocios que fracasan, que son la mayoría. Estas empresas normalmente reciben miles de propuestas de inversión al año, invierten recursos para analizar cientos y comprometen gradualmente recursos en la implementación, en varias etapas, de diez o menos negocios seleccionados.

Estas etapas, que pueden ser diseño, estudio piloto de producción o prueba de mercado, terminan cuando es resuelta alguna incertidumbre clave del negocio.

Sin embargo, con todo este cuidado, la mayoría de las pocas ideas que reciben financiamiento generan retornos decepcionantes. Sólo entre el 10% y el 15% de los proyectos en un portafolio típico de nuevos negocios terminan siendo claros ganadores.

El proceso de inversión gradual, etapa a etapa, permite a los capitalistas de riesgo minimizar los costos del fracaso, al posibilitar la interrupción inmediata del desarrollo de un nuevo negocio cuando resultados negativos en alguna etapa contradicen el atractivo inicialmente estimado.

Nótese que es la posibilidad de recibir malas noticias lo que torna valiosa la flexibilidad. Si la información recibida acerca de un proyecto no fuera nunca mala, no habría razón alguna para reconsiderar su apoyo y, por lo tanto, no habría tampoco valor alguno en el comprometerse en etapas, en lugar de hacerlo todo de una vez.

La única manera de inmunizarse del fracaso es no ponerse ninguna meta desafiante.

 

EXPERIMENTAR Y ADAPTARSE

En ambientes de alta incertidumbre, las empresas podrían explotar al máximo el valor de la flexibilidad inherente a sus compromisos, imitando las prácticas de flexibilidad y aprendizaje de las empresas de capital de riesgo.

Podrían manejar un portafolio de varios cientos de ideas, tanto de nuevos negocios como de alternativas para mejorar sus negocios actuales.

Podrían tener un portafolio de algunas decenas de experimentos o pilotos, generados seleccionando, digamos, el 10% de las mejores ideas.

Podrían tener un portafolio de unos pocos nuevos negocios de riesgo, seleccionados entre los experimentos y pilotos con mejores resultados, conscientes de que sólo parte de estos al final se convertirán en negocios de alta rentabilidad.

Instaurar una práctica de este tipo en sus negocios sería un interesante desafío, porque la mayoría de las compañías están lejos de hacerlo.

Las empresas deberían estar felices de matar ideas, experimentos o pilotos cuando ellos le han permitido aprender algo.

En los tiempos actuales muchas veces la mejor manera de ganar por suerte es a través de seguir un ciclo permanente de experimentar, adaptarse, experimentar, adaptarse. Fuego, fuego, fuego, apunte de nuevo, fuego, fuego, fuego, no hay tiempo para el listo.

por Patricio del Sol

Fuente: http://www.claseejecutiva.cl/

Autor

Consultor e-Commerce y estrategias Social Media

Escribe tu Comentario